miércoles, 29 de febrero de 2012

Pastel de pescado (al microondas)



El pastel de pescado es muy tradicional y yo recuerdo especialmente el que cocinaba Inma, tengo su receta copiada pero tengo que rebuscar en el baúl de los recuerdos. Esta receta que ahora os doy ha ido surgiendo de lo que había en la nevera y a nosotros nos ha gustado el resultado. He usado merluza porque era lo que tenía pero quedaría muy bien con salmón u otro pescado.


Ingredientes 400 g de merluza sin piel ni espinas
3 huevos XL
50 ml de nata
1 cucharada sopera de queso de untar tipo Philadelphia
2 cucharadas de tomate frito
5 palitos de cangrejo (o gambas)
1 rebanada de pan de molde sin corteza
sal
Opcional: Tiras de pimiento asado

Preparación
1. Cocer la merluza durante 5 minutos, en microondas o cocina tradicional. Escurrir y desmigar
2. Poner la merluza desmigada y el resto de los ingredientes, excepto los palitos de cangrejo, en un bol y batir con la batidora hasta que quede una mezcla homogénea.
3. Trocear los palitos y añadir a la masa. Mezclar.
4. Llevar la mezcla a un molde de silicona rectangular u otro apto para microondas y cubrir con film transparente.
5. Cocinar en microondas durante 5 minutos a temperatura media-alta, en dos pulsos de 2,5 minutos cada uno.
Comprobar que está cocido pinchando con la punta de un cuchillo.
Dejar enfriar y servir fileteado acompañado de una salsa mahonesa.


Es ideal para prepararlo las vísperas.

Nota. No he calculado los tiempos para hacerlo en el horno tradicional, pero si tuviera que cocinarlo de ese modo lo haría añadiendo agua a la bandeja del horno para cocinarlo al baño maría y a una temperatura de 180º durante al menos 30 minutos. Para este plato el microondas es bastante aceptable.

Pan. Baguette

Ya hemos compartido varias recetas de este básico de la cocina y algunas, como los baguels, se han hecho protagonistas en mi cocina y congelador. Hace unos años me regalaron una panificadora y estuvo bien mientras duró, hice varios tipos de pan, pero la panificadora pasó a mejor vida. De vez en cuando me apetecía volver a cocinar pan y seguía las mismas recetas que con la panificadora y aunque era un tostón merecía la pena el resultado. Hace poco decidí probar a darle forma de barra de pan a la masa y leyendo leyendo encontré esta forma tan peculiar de formarlas. Salen realmente deliciosas y si os sobra podéis congelarlas.




Ingredientes (para 3 baguettes):
570 g harina de fuerza
330 g de agua
2 cucharaditas de sal
25 g levadura fresca (o 1 sobre de levadura de panadería seca)
1 cucharadita de miel
Una clara de huevo y un poco de agua para pintar.

Elaboración
1. Poner en un bol 100 g de agua tibia, la levadura desmenuzada, una pizca de sal y la cucharadita de miel. Mezclar bien y dejar reposar 20 minutos.
2. En un bol grande ponemos la harina, la sal y el resto de agua tibia y mezclamos bien.
3. Cuando la levadura haya fermentado y formado una esponja, la añadimos a la mezcla de harina y amasamos, sin dar peñizcos a la masa. Dejamos reposar durante 40 minutos o hasta que al menos doble su tamaño.
4. Si es invierno, en este momento encendemos el horno a 40 º, si es verano no es necesario.
5. Cortar la masa en 3 trozos y alisarlos con ayuda de un rodillo en una superficie limpia y un poco enharinada, sólo un poco porque esa harina terminaría endureciendo la masa del pan. Al pasar el rodillo siempre hay que apretar en la misma dirección, podemos ir girando la masa para que quede bien extendida por todos lados, dándole forma rectangular.

6. Una vez extendida enrollar con cuidado.

7. En una bandeja de horno colocaremos una lámina de papel de hornear al que le haremos dos pliegues que dividirán el papel en 3 surcos donde depositaremos los 3 rollos resultantes, de forma que queden bien separados y no se unan al crecer. Con suerte tendréis una alfombra de horno con los surcos para hacer el pan.

8. Batir una clara de huevo con una cucharadita de agua y con una brocha pintar los rollos de masa una vez que estén colocados en la bandeja.
9. Apagamos el horno e introducimos la bandeja con los 3 rollos de masa. Dejamos reposar 40 minutos.
10. Sacar del horno y realzarle 3 o 5 cortes en diagonal y de ½ cm de profundidad con una cuchilla muy bien afilada o un cúter.
11. Ponemos dentro del horno un cuenco con agua y precalentamos a 190º.- Introducir la bandeja y hornear durante 30 minutos. Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.



Amasado en Mycook.
- Poner en el vaso el agua, la miel y la sal y programar 1 minuto a vel 4 y 37º C
- Agregar la harina y la levadura y programar 20 seg. a vel. 4.
- Programar 5 minutos vel. amasado.
- Llevar la masa a un bol y tapar. Dejar reposar 40 minutos en lugar cálido.
- Continuar con la elaboración tradicional a partir del punto 4.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Bollos suizos

INGREDIENTES
500 gr. harina de fuerza (podéis usar otro tipo de harina pero para la bollería y panadería os recomiendo que tengáis siempre en casa un paquetito de una buena harina de fuerza)
50 gr. levadura fresca de panadería (dos pastillas)
2 huevos grandes
100 cc leche (medio vasito)
100 gr. de mantequilla derretida
100 gr. azúcar
una pizca de sal


Para decorar: azúcar humedecido con agua y 1 yema de huevo batida



ELABORACIÓN

Mezclamos la leche (tibia pero no caliente), el azúcar y la mantequilla. Desleímos en esa mezcla la levadura. Añadimos los dos huevos batidos. Batimos todo hasta que no quede ningún grumo y añadimos la sal y la harina poco a poco hasta que esté todo muy bien mezclado.
Si tenéis panificadora podéis hacer el proceso de amasado en la máquina (en el programa de amasar, sin cocer, claro) ya que la panificadora aporta la temperatura adecuada y deja el tiempo de reposo entre amasado y amasado. Si no tenéis panificadora como es ya mi caso (¡se me ha roto! y sin ella estoy perdida!), a continuación debéis dejar la masa reposar en un ambiente cálido (esto es importante) al menos unos 45 minutos. La masa en ese período aumentará debido a la fermentación de la levadura.
Transcurrido ese tiempo en el que la masa habrá aumentado aproximadamente el doble su volumen, dividiremos la masa en porciones de unos 50 grs. (unas 12 partes más o menos, depende del tamaño que queramos que tengan nuestros bollos). Quizá nos cueste un poco de trabajo manipular esas porciones (la masa no debe quedar muy densa), en cuyo caso os recomiendo el más viejo truco del mundo: untaros las manos muy bien con aceite o mantequilla derretida (nunca con harina, la masa se pega más a las manos, además de que la harina acaba incorporándose a la masa endureciéndola más). Con las manos engrasadas formad esas porciones con forma de bollo y ponedlas en una bandeja cubierta con papel sulfurizado o simplemente engrasada con aceite.
Dejamos de nuevo reposar esta masa hasta que vuelvan a aumentar su volumen (no pongáis muy cerca unas porciones de otras en la bandeja porque al doblar el tamaño se pegarían), el tiempo de reposo dependerá de la temperatura ambiente (que debe ser cálida, procurad que no esté en un lugar muy frío) pero debe ser más o menos una hora y media o dos horas.
Pasado ese tiempo, hacedle a cada bollo un corte longitudinal con un cuchillo muy muy afilado (¡no los espachurréis!) y pintadlos con una yema de huevo batido.
En el corte que hemos practicado a cada bollo ponedle una buena cantidad de azúcar gruesa, si no disponéis de este tipo de azúcar que es lo habitual, fabricadla humedeciendo el azúcar con una gotas de agua (¡sólo unas gotas!) hasta que forme ese aspecto de bolitas de azúcar. Esas gotas de agua podéis reemplazarlas por unas gotas de agua de azahar, de la que os sobró de hacer el último roscón de reyes ;-), así queda más aromática y sabrosa. [Por cierto, cuando tengo, le pongo también unas gotas de esa agua de azahar en la masa de los bollos y están aún más ricos]
Ya sólo os queda meter los bollos en el horno precalentado a unos 180º a media altura, y dejarlos cocer unos 15 minutos. Si a media cocción, observáis que se están dorando demasiado bajad la bandeja o apagad el fuego superior, si podéis (mi horno no me lo permite).
Y ¡a zampar! :-D
Están buenísimos tal cual para una merienda o desayuno, pero a mí me encantan rellenos con mantequilla y jamón de York de buena calidad.
A mi hija se los preparo para la merienda del colegio y se los relleno con jamón de York y queso en lonchas, le encantan así, pero también con Nutella, etc.
Admiten diversos rellenos ya sean dulces o salados.

[Nota: Disculpad, pues las fotos que ilustran esta receta no son de gran calidad. Estos son unos bollos que nos desayunamos en casa el lunes, recién salidos del horno y apenas me dio tiempo a hacerles las fotos antes de que desaparecieran del cesto, pero nuestros (eventuales) lectores ya habrán observado que en este blog, aunque procuramos ilustrar nuestras recetas con las mejores fotos posibles lo que nos preocupa de verdad es que las recetas sean buenas, fáciles de hacer, accesibles y "reales", lo de la "fotografía artística" se lo dejamos a otros blogs más profesionales con los que de ningún modo aspiramos a competir.]

miércoles, 15 de febrero de 2012

Banana Bread (Pan de platano)

Esta es una receta perfecta para aprovechar los plátanos que, por haber madurado demasiado, nadie se quiere comer. de hecho son el ingrediente central.


Ingredientes:

4 plátanos maduros
240 gr de harina
120 gr de azúcar
80 gr de  mantequilla derretida
125 ml de leche o nata liquida
2 huevos
1 sobre de levadura
aroma de vainilla
piñones, almendras, nueves o avellanas en trozos
uva pasa
media cucharadita de bicarbonato
1 cucharada de zumo de limón

Preparación:

En un bol batir con las barillas los huevos y el azúcar hasta obtener una consistencia espumosa. Añadir la harina con la levadura y el aroma de vainilla y mezclar. Añadir la mantequilla derretida y mezclar.

Poner en otro bol los plátanos y machacarlos con un tenedor, pero sin pasarse! Añadir el limón y el bicarbonato y mezclar. Añadir la leche o nata, las pasas y el fruto seco elegido. Mezclar sin ceder a la tentación de pasar del pan y comer el contenido de este bol a cucharadas.

Unir y mezclar bien los dos compuestos. Verter en un molde de plumcake bien engradaso y enharinado. Hornear a 180 °C entre 45 y 60 minutos.

Diana MR

martes, 7 de febrero de 2012

Gnocchi de Calabaza con crema de brócoli y yogourt griego


Ingredientes:

- Para los gnocchi:
* 1 calabaza mediana
* harina
* 1 huevo
*sal

-Para la salsa:
* brócoli
*1 yogourt griego 0% grasa
* 1 ajo
*sal


Preparación:
La elaboración del gnocchi es sencilla , ya se ha visto en este blog en alguna ocuasión, la diferencia ene ste caso es que se trata de gnocchi de calabaza, por lo que será muy importante elegir una buena calabaza, bien aromatizada. Yo he cocido la calabaza, pero esto hace que retenga demasiada agua y luego sea más difícil hacer el gnocchi por lo que recomiendo cocerlas al vapor o en el microhondas, si la cocéis tenedlas en un escurridor almenos un par de horas. Una vez cocidas, se hace un puré.
Se le añade un poquito de harina, a mi no me gusta añadirle mucho para que no pierda el sabor de calabaza y no tener la impresión de estar comiendo una bola de harina, así que lo justito para conseguir que el puré adquiera consistencia. Se le añade el huevo y se mezcla todo muy bien.
Deja reposar la masa mínimo 20 minutos. 
Pasado este tiempo verás que no es una masa dura, muy sólida, sino más bien algo viscoso, pegajoso, no te preocupes, como te decía no se trata de hacer bolas de harina.


En una bandeja pon un poco de harina, coge un par de cucharitas pequeñas, con una coges un poquito de puré y con la otra te ayudas para ponerla sobre la harina, dale un giro sobre la harina y cógela en la palma d ela mano, balancéa al gnocchi para retirar el exceso de harina y ve poniéndolos en un plato. Deberán estar al menos 2 horas antes de cocinarlos.

Preparamos la crema de brócoli y es muy sencillo, cocemos el brócoli, lo sacamos y escurrimos bien, ponemos en una sartén una cucharada de aceite de oliva y dormaos un ajo, añadimos el brócoli cocido,  lo tenemos unos 10 minutos a fuego medio, añadimos el yogourt griego que le dará un sabor ácido ideal para hacer contraste con el dulce de la calabaza. Cocinamos ésto durante 20 minutos y pasado este tiempo lo pasamos por la batidora.

Los gnocchis ya están listos para cocer, poneos el agua a calentar (yo he usado el mismo agua de cocer la calabaza), cuando esté hirviendo NO antes, se van echando poquito a poco (unos 10 al mismo tiempo para controlar mejor la cocción), en el casod e los gnocchis de patata el tiempo de cocción es cuando estos suban a la superficie, normalmente unos 30 segundos, en el caso de los gnocchis de calabaza no suben con lo que tendrás que estar muy atent@ a la cocción, yo los dejo menos de 30'' porque me gusta que el interior del gnocchi no esté demasiado cocido.

Y a comer!!!


                                                                                                                                                          LuIsA

viernes, 3 de febrero de 2012

Hojaldre de espinacas y requesón



Ingredientes:

Espinacas
Requesón
Hojaldre listo para el uso
Sal, pimienta, nuez moscada al gusto.
Parmesano al gusto, opcional

Preparación:

Si habéis elegido espinacas congeladas, ponerlas en una sartén antiadherente con un poco de sal, cubierta con la tapadera, hasta que se descongelen completamente y consuma un poco del agua.
Escurrir muchisimo las espinacas. Si son espinacas frescas, lavarlas y saltearlas. Con ayuda de un cuchillo afilado o del picador, picar las espinacas.
El volumen que EN ESTE MOMENTO tienen las espinacas tendrá que ser aproximadamente el mismo del requesón que utilizaremos.
En un bol, mezclar las espinacas con el requesón (preferiblemente tamizado). Salpimentar al gusto y mezclar bien. Añadir el parmesano si habéis decidido utilizarlo.
Extender el hojaldre y rellenarlo con el compuesto como prefirais: pastel abierto, empanada cerrada, miniempanadillas, etc.
Meter en el horno caliente a 180°C hasta que el hojaldre esté bien dorado y crujiente. Servir templado.

Diana MR

jueves, 2 de febrero de 2012

"SALSILLA" (MAGRA EN SALSA)

Esta receta es una receta común de carne en salsa, aquí (en Olula) a este tipo de receta le llaman "Salsilla". Mi suegra la hace riquísima y yo hago mis pinitos...



INGREDIENTES:
- Magra de cerdo en trocitos muy pequeños
(carnoso y sin mucha grasa, para que quede tierna)
- Cebolla.
- Zanahoria.
- Guisantes.
- Colorante.
- Vino blanco.
- Pastilla de caldo.
- Aceite y sal.
- Especias: ajo en polvo, orégano, pimienta, laurel



Empezamos por trocear la cebolla en trocitos muy pequeños y ponemos a sofreír con la carne. Añadimos las zanahorias, también muy troceadas, y los guisantes. Añadimos sal y pimienta.
Cuando la cebolla esté dorada y la carne un poco hecha, le echamos un chorreón de vino blanco. Añadimos la pastilla de caldo (a mí me gusta trocearla o desmenuzarla antes de añadirla al sofrito).
Echamos las especias a nuestro gusto y un poco de colorante.

(La pimienta se puede echar también en grano, esto dependerá del gusto de cada uno)

Dejamos cocer a fuego lento y removemos de vez en cuando para que no se pegue.

Si se cocina lentamente a fuego lento, quedará la carne tierna.

RUTH

miércoles, 1 de febrero de 2012

Cebollas y ajos confitados

Esta receta no es nueva, creo que algunas de vosotras tiene alguna variante, pero de todas formas, yo pongo la que he aprendido en Mendoza. Allí son típicos los ajos en vinagre dulce, en cuanto tuve la oportunidad pregunté cómo se hacían y me contestaron con un somero, con aceite, vinagre y azúcar, sin cantidades ni nada de nada, así que me puse a darle vuelta a la cuchara hasta que di con el mismo gusto que me habían dado a probar a los pies de los Andes.
Yo tampoco voy a dar cantidades, pero si aproximaciones, porque todo dependerá de la cantidad de cebollas y ajos que queráis preparar. Las cebollas son añadido mío, porque allí solo se ocupan de los ajos.

Ingredientes:
Cebollas y ajos (yo preparé como un kilo de cebollas pequeñas y los dientes de dos cabezas de ajos).
vinagre suave de vino (o en su defecto, de manzana)
aceite suave de oliva (o en su defecto, girasol)
1 vasito de vino dulce blanco (yo usé mistela mendocina, que es como si fuera miel con vino, así que si no encontráis nada parecido quizás sea posible sustituirlo por el vino con una cucharada de miel)
sal (una cucharada grande, para la cantidad de cebollas que yo eché)
azúcar (unos 200 o 300 gr. para un kilo de cebollas).

Preparación:
Partir las cebollas en aros y limpiar los dientes de ajos (no es necesario sacarle el nervio, simplemente, quitarles bien la piel que los cubre).
Echar en una olla las cebollas y los ajos y cubrir con la misma cantidad de vinagre que de aceite (si echamos cuatro vasitos de vinagre, tengo que echar cuatro vasitos de aceite), el vino dulce, la sal y el azúcar. Lo movemos todo bien y lo ponemos a fuego bien suave. Vamos a dejarlo así hasta que las cebollas queden transparentosas.

Es una excelente compañía para carnes, pero estoy segura de que se os va a ocurrir montones de sitios donde les vaya bien.

ROLLITOS DE YORK Y PURE DE PATATA

Esta receta tan facilisisima surgió anoche cuando me encontré que tenia en casa puré de patata de la cena anterior, de haber hecho la receta de Carmen de bacalao sobre cama de espinacas. Esta que os propongo puede ser una receta interesante para la cena de los niños.



INGREDIENTES:
- Lonchas finas de jamón de york.
- 1 huevo.
- Pan rallado.
- aceite y sal.

Para el puré de patata:
- 2 patatas.
- un chorrito de leche.
- una cucharada de ali-oli (ver receta)
- Una cebolleta pequeña.
- jamón.



En primer lugar preparamos el puré de patata (yo lo tenía preparado porque lo utilicé para otra receta). Cociéndo las patatas con agua y un poco de sal. Batimos las patatas con la batidora y un chorrito de leche. Añadimos una cucharada grande de ali-oli.
En una sartén sofreimos la cebolleta picada muy pequeña y a continuación el jamón también en trocitos muy picados.
Mezclamos el sofrito al puré y reservamos en el frigorifico para que se enfríe y tome consistencia. (yo lo use de un día para otro).

Disponemos las lonchas de jamón york sobre un plato y sobre esta una cucharada de puré. Enrollamos y presionamos en los extremos para que se quede cerrado.

Pasamos por huevo batido y por pán rallado y freimos en abundante aceite caliente.