jueves, 27 de diciembre de 2012

Mousse de chocolate con leche



Ingredientes para 6 vasos:

Nata para montar: 400 ml
Chocolate con leche: 200 gr
Bizcocho: c.n (recomiendo bizcocho de chocolate, por ejemplo el de la receta "tarta de extra-chocolate"
Almíbar: agua, azúcar, cascara de naranja, canela en rama: c.n.

Preparación:

Lo primero es calentar la nata y derretir en ella el chocolate troceado. Para ello recomiendo el baño de vapor. Es muy parecido al "baño María" pero el agua no toca el recipiente interior, el cual se calienta por la acción del vapor. Espero que os guste el esquema que he preparado para la ocasión:

Una vez que el chocolate se habrá derretido completamente y mezclado homogeneamente con la nata, lo dejamos enfriar primero a temperatura ambiente y luego en el frigorífico. Lo mejor es dejarlo en el frigorífico toda la noche.

Preparamos el almíbar hirviendo durante 5 minutos un vaso de agua con al menos 3 ò 4 cucharadas de azúcar, un trozo de cascara de naranja y un trozo de canela en rama. Enfriar al menos a temperatura ambiente.

Para montar el postre, necesitamos cortar el bizcocho del tamaño del vaso en el que lo serviremos y de una altura de unos 2 centímetros. Colocamos el bizcocho en el fondo del vaso y, con ayuda de una brocha o de una cuchara, lo mojamos con el almíbar ya frío. 

montamos la nata/chocolate con la batidora con varillas hasta que quede solida y compacta*. Rellenamos los vasos con la mousse obtenida ayudandonos con una cuchara o, aun mejor, con una manga pastelera.

Podemos decorar con cacao en polvo o pepitas de chocolate.

Dejamos reposar en el frigo y consumimos frío.

[*: Para que la nata montada quede mas solida y dure sin perder volumen uso un producto que aquí en Italia se llama Pannafix. Son sobres con unos polvos que se añaden a la nata mientras la montamos. No se si estará en comercio en vuestros lugares de residencia, pero vale la pena que investiguéis. No creo que la diferencia de consistencia sea grandisima, pero da seguridad]

Diana MR

domingo, 16 de diciembre de 2012

Cáscaras de sandía abrillantada



Ingredientes:
Cáscara de sandía (nos comemos la parte roja y luego extraemos la parte blanca. Hay que sacar la cáscara dura y eliminar todo resto de la parte roja, luego partiremos la parte blanca en trocitos pequeños, cuanto más pequeños antes se van a cocinar, pero también corremos el peligro de hacer caramelo de cáscara, que no es la idea)
Agua (cantidad necesaria)
Alcohol (tenemos que calcular una cucharadita por cada cuarto de agua que usemos, yo no tenía alcohol en casa, así que usé vodka y el resultado fue el mismo).
Azúcar (cantidad necesaria)
Para el almíbar: agua (cantidad necesaria para cubrir toda la cáscara en la olla) y azúcar (una tercera parte de la cantidad de cáscaras, si usamos un kilo de cáscara, será 750 gr. de azúcar). Colorante (preferentemente color verde o rojo)

Pasos a seguir:
Una vez limpias las cáscaras y troceadas, las ponemos en remojo con el agua y el alcohol. Al menos un par de horas.
Transcurrido el tiempo, en la misma olla donde vamos a cocinarlas, ponemos agua, azúcar y el colorante con el que haremos el almíbar. Añadimos las cáscaras y dejamos reposar una hora, si es necesario añadir más agua, para que las cáscaras queden bien cubiertas, aunque no de forma excesiva (yo hice esto por la noche, así que tapé bien la olla y dejé toda la noche en remojo la cáscara en este almíbar frío, pero en realidad no es necesario tanto tiempo).
Ponemos la olla en el fuego, fuerte hasta que hierva, y luego, al mínimo, durante unos 45 minutos, o hasta que las cáscaras queden transparentes (cuanto más grande son los trozos, más va a tardar este proceso, por eso que es importante que se hagan trocitos finos). Si vemos que el agua se va consumiendo, añadimos más, no queremos caramelizar las cáscaras (en mi primer intento conseguí unos riquísimos caramelos de cáscaras de sandía, duros con el centro blando, que fueron a parar a la basura).
Cuando veamos que las cáscaras están transparentes las sacamos del almíbar y las escurrimos bien. Si tenemos rejilla, la ponemos hasta que estén bien escurridas.
La extendemos en una fuente y la envolvemos con el azúcar. Y esperamos que se sequen, para esto hay varios métodos. Uno, el de la paciencia. La dejamos que se seque durante varios días en un sitio donde reciba calor, pero que no sea húmedo. Otro, ponemos el horno, lo calentamos al máximo y lo apagamos. Extendemos las cáscaras azucaradas en el horno apagado pero caliente, con la puerta entreabierta y dejamos que se seque. Y el último, el que yo usé (porque estoy en verano, y porque tengo sitio para hacerlo), ponemos las cáscaras, bien extendidas en una bandeja, bien amplia, al sol. Poniéndolo por la mañana, por la tarde ya casi están listas. Yo las puse un día y medio (por la noche, las metí en casa, no sea que el relente nocturno me fastidiara todo el trabajo solar) y quedaron secas, sequitas.
Una vez secas, las usamos o las guardamos. Las guardaremos en un sitio fresco y bien seco (una fiambrera bien cerrada en la última bandeja del frigo, vale).

Sitios en los que me inspiré para esta receta, algunos más caseros, otros más científicos:

sábado, 15 de diciembre de 2012

LOMO A LA SAL CON FINAS HIERBAS

Una receta sencilla y rápida, en 30 minutos lista para probar! Puedes presentarlo acompañado de unos champiñones salteados, patatas cocidas, verdura. O puedes presentarlo como canapé sobre una tostada de pan cubierta de tomate natural rallado o un poquito de ajo "restregado".

Ingredientes :
1 cinta de lomo (1 pieza de un kilo es suficiente para 4 raciones o 12-15 canapés)
Sal gorda. A ser posible especial para hornear.
Hierbas aromáticas  secas.
Aceite de oliva virgen extra...extra extra.

Elaboración:

- Limpiamos la cinta de toda la grasa y fibra que lo rodea.
- Cubrimos la pieza con bastantes hierbas aromáticas y apretamos con las manos para que no se desprendan.
- Atamos el lomo para que conserve una forma definida y escapen menos jugos.

- Cubrimos con la sal el fondo de una fuente apta para microondas o si se va a cocinar en horno tradicional recipiente apto para horno. Ponemos encima el lomo y cubrimos totalmente con sal y apretamos suavemente con las manos para que quede más compacta.

- Introducimos en el microondas y programamos 18 minutos a potencia máxima.


Transcurrido el tiempo, la sal se habrá agrietado y el lomo estará cocinado.
- Retirar toda la sal. Quitarle la brida. Podemos ayudarnos de una brocha de cocina o frotar suavemente con papel de cocina.












- Cortar en filetes muy finos.

- Disponer los lomitos sobre un plato o fuente y cubrir con aceite de oliva virgen. Puede consumirse caliente o frío.

martes, 11 de diciembre de 2012

MERLUZA CON PATATAS EN SALSA VERDE

En casa nos encanta la merluza, tiene un sabor suave y una carne firme que la hacen exquisita. A veces la compramos congelada, pero no perdemos la oportunidad de adquirirla fresca siempre que podemos, por eso, hace unos días compré una pieza de merluza entera y pedí a la pescadera que lo partiese en rodajas, para preparar este delicioso plato que hoy os presento.




INGREDIENTES:
- Merluza en rodajas.
- Cebolla.
- Ajo picado.
- Patatas.
- Fumet de pescado.
- perejil y eneldo.
- sal.
- Vino blanco.










ELABORACIÓN:

Es un plato muy sencillo!
Por un lado vamos a preparar un fumet de pescado, con todos los restos del pescado y un poco de sal(cabeza, espinas..) podemos añadir al fumet las cabezas de unas gambas, una rama de apio o de puerro.... o bien comprarlo preparado en brick de litro, que también te saca del paso y es menos complicado.

Por otro lado trocearemos la cebolla y el ajo muy picadito y lo sofreímos a fuego lento para que se poche.

Pelamos y troceamos las patatas en dados pequeños, como de un centimetro de lado, y añadimos a la cebolla pochada.

Incluimos el perejil muy muy picado, y el eneldo. Y removemos.

Sobre este lecho de patatas y cebolla disponemos las rodajas de merluza.Y añadimos un poco de sal.

Ponemos un chorrito de vino blanco y dejamos que evapore un poco. A continuación vertemos un par de cacillos de fumet de pescado.

Dejaremos cocinar a fuego lento, con la olla tapada, y volveremos a verter fumet a conveniencia durante la cocción, por lo que es conveniente que el fumet siga caliente todo el rato.

La foto que publico no es muy buena, pero como lo suelo preparar mucho seguro que la cambiaré pronto!


martes, 27 de noviembre de 2012

ESTOFADO DE PAVO

La carne de pavo es para algunos "la gran desconocida" de las carnes, si es muy popular en embutidos como la pechuga de pavo, pero no es tan común usar este tipo de carne en nuestra cultura, como la de cerdo o la de pollo. Si bien se ha usado siempre en comidas especiales o festejos. A día de hoy su precio no es muy elevado y se encuentra en todas partes. Convirtiéndose en una opción muy saludable y sabrosa.
La carne de pavo tiene muy poca grasa y un nivel de colesterol muy bajo.


INGREDIENTES: 
 - 500 g. de Carne de pavo. (en algunos sitios se denomina estofado de pavo)
- 1 cebolla grande.
- pimiento rojo
- pimiento verde
- ajo
- tomate triturado.
- zanahorias
- judias verdes redondas
- patatas
- sal, azafrán, pastilla de caldo de ave, aceite de oliva.
- Un vaso de vino blanco.




ELABORACIÓN:

En una olla ponemos un chorrito de aceite de oliva. Picamos el ajo y lo sofreímos.
Troceamos la cebolla y los pimientos en dados pequeños y añadimos al ajo, una vez que este dorado.
Trocearemos la carne de pavo en dados pequeños y añadimos al sofrito hasta dorar.

Pelamos y troceamos las patatas y las zanahorias. Mejor en trozos no demasiado grandes.

Una vez que la carne se ha dorado un poco, verteremos el tomate triturado, las pastilla de caldo y la sal. Dejamos cocinar unos minutos el tomate.

Añadimos las patatas y las zanahorias en trozos pequeños. Y las judias verdes redondas troceadas. Yo suelo usar las que vienen congeladas, pero siempre serán más sabrosas las frescas.

Removemos y sofreímos todo bien. añadimos el azafrán y volvemos a remover. Vertemos el vino blanco y dejamos evaporar un poco.

Agregaremos más agua hasta conseguir que esté a nuestro gusto de caldo, y probaremos para ver si hay que rectificar de sal.

Dejamos cocer a fuego medio en una olla normal durante unos 35 minutos. O unos 20 minutos en olla expres.

Buen provecho!

lunes, 26 de noviembre de 2012

SECRETO DE CERDO AL VINO BLANCO

Siempre que escucho hablar de esta deliciosa carne no puedo remediar acordarme del comentario que Inma hizo al escuchar el nombre de esta parte del cerdo: "secreto de cerdo". Según ella, en "sus tiempos los cerdos se llevaban los secretos a la tumba".. jejeje Así que desde ese momento, siempre que cocino Secreto recuerdo a Inma, y por eso le dedico esta receta, para que vea, que ahora ni un cerdo puede tener a salvo sus "secretos".


INGREDIENTES:

- Dos piezas medianas de Secreto de cerdo.
- 6 dientes de ajo.
- dos hojas de laurel.
- 250 ml. de vino blanco.
- aceite de oliva.
- Harina.
- Sal.
- una pizca de tomillo.



ELABORACIÓN:

En una cazuela ponemos un chorrito de aceite de oliva a calentar y unos dientes de ajo pelados.

Por otra lado, y cuidando de que no se quemen los ajos, trocearemos la carne en tiras de dos dedos de grueso y enharinaremos, sacudiéndolos para evitar el exceso de harina.

Cuando los ajos estén dorados, añadimos la carne al aceite y doramos a fuego medio. Agregamos el tomillo, el laurel y la sal y rehogamos todo bien.

Una vez dorada la carne, verteremos el vino blanco y removemos.

Lo podemos cocinar en una cazuela convencional o en una olla expres, si optamos por esta última, la cocción será mucho más rápida y el resultado; una carne sabrosa y tierna.

De guarnición para este plato sería ideal un salteado de zanahorias baby, o un arroz integral...

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Ensaladilla Rusa



Ingredientes:

* 4 Patatas medianas
* 1 zanahoria grande o 2 medianas
* un puñadito de guisantes preferiblemente frescos pero también congelados dan buen resultado.
* 2 huevos
* Mayonesa (preferiblemente casera)
* Atún (1 lata de atún en aceite)
* Sal

Preparación:

Cocemos en agua salada las patatas, zanahorias y guisantes.
En otra cazuela cocemos los huevos y cuando estén cocidos los cortamos en cuadraditos pequeños.

En una fuente ponemos todos los ingredientes que hemos cocido(patatas cortadas en daditos, zanahorias, guisantes y huevo) , salamos si fuera preciso, añadimos el atún y la mayonesa, mezclamos todos los ingredientes y servimos frio.
Ideal para comer con regañás o piquitos de pan.


* Para emplatar usé: huevas de lumpo y melva.

L u I s A

Revuelto de habitas baby


Ingredientes:

* 250 gr. habitas baby (pueden ser naturales, congeladas o en bote)
* Pasas (al gusto)
* Cebolla
* 2 ó 3 huevos
* aceite de oliva
* sal

Preparación:

En una sartén ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva, doramos la cebolla cortada en daditos y añadimos las habitas baby (en función de que sean naturales o no el tiempo de cocción variará), dejamos un par de minutos y añadimos las pasas. Salamos.
Cuando hemos llegado al punto de cocción deseado retiramos del fuego y añadimos el huevo batido, lo movemos hasta que con el propio calor de las habitas se cocina el huevo y.... a comer!

(Yo lo emplaté con un molde redondo y decoré con vinagre balsámico de Módena)


L u I s A

Arroz al horno

A pesar de todo lo que me habían dicho de lo mal que se comía en Londres yo sólo puedo decir que en mi caso he comido bien y más que bien, no sólo porque he encontrado cualquier producto que he buscado sino porque he realizado intercambio culinario con mis compañeras de piso y siendo una de ellas valenciana mi mayor curiosidad era aprender una receta de arroz, la paella es una sí pero no la única, en Valencia cocinan el arroz de mil maneras, esta que os presento hoy es especial y deliciosa, muy adecuada para épocas de frío.




Ingredientes:

- arroz (1 vasos)
- caldo de pollo con verduras , caldo de cocido (2 vasos)
- 1 cabeza de ajo
- 1/4 de costilla
- bacon
 -tomate
-patatas
-garbanzos
-sal
-pimentón dulce
- colorante alimenticio (yo en esta ocasión no lo he usado)
*Importante: cazuela de barro

Preparación:

Freímos las costillas y cuando estén doradas añadimos el tomate, el ajo y las patatas.
Dejamos unos minutos y añadimos el bacon y luego el pimentón.
Ponemos en una cazuela de barro el arroz y la morcilla.
Añadimos el sofrito y luego el caldo.
Se mete en el horno precalentado,  a 180ºc de 20 a 30 minutos, hasta que el arroz absorba todo el líquido.


Esta es una receta sencillísima que os sorprenderá seguro. Os suenan los ingredientes? Pues si, si hacéis un cocido podéis sacar para hacer croquetas (la receta la podéis buscar en este blog) y también podéis sacar los ingredientes para hacer arroz al horno.


Gracias Carmina por esta receta!!!
L u I s A

martes, 6 de noviembre de 2012

SALMÓN AHUMADO

Se acerca la Navidad y es en estas fechas cuando más solemos consumir el salmón ahumado, sobre todo en la preparación de canapés.
Pero desde este momento nos encantará tornarlo en cualquier época del año, sobre todo por sentir esa agradable sensación de satisfacción que proporciona tomar alimentos preparados por uno mismo.
Ni hay que irse a Noruega, ni hacer una hoguera en casa para disfrutar del inconfundible sabor del salmón ahumado.

INGREDIENTES:
- 1 kilo de lomos de Salmón.
- 1 kilo  de sal.
- 1 kilo de azúcar.

Opcional: un bote de sal para ahumar (por ejemplo marca Hacendado de Mercadona).

Lo primero será pedirle a nuestro pescadero que nos de dos lomos de Salmón. No importa el grosor, pero más rico y más provechoso será cuanto más grueso sea.

Al llegar a casa los congelaremos durante al menos 24 horas. Transcurridas las cuales, dejaremos descongelar en el frigorífico.
Una vez completamente descongelado, limpiaremos los lomos cuidadosamente, eliminando las espinas con unas pinzas y raspando las escamas para. Incluso podríamos desechar la piel por completo.

Mezclaremos la sal y el azúcar a partes iguales. Si lo deseamos, podemos usar un poco de sal para ahumar, que le conferirá un aroma a humo muy característico. O bien usar únicamente este producto, pero hay que tener en cuenta que el sabor a ahumado es muy intenso.

Dispondremos una capa de mezcla en el fondo de una fuente de cristal del tamaño del lomo mas o menos.
A continuación pondremos un lomo encima. Añadimos más mezcla generosamente. Y sobre la mezcla otro lomo, y más mezcla. Hasta dejar los lomos completamente cubiertos.
Otra opción sería espolvorear eneldo sobre los lomos antes de añadir el estrato de mezcla sal-azúcar.

Taparemos la fuente con film transparente. Y reservaremos en el frigorífico. El tiempo de espera dependerá del grosor de los lomos y del punto de desecación que cada uno prefiera. Para un lomo grueso será suficiente unas 48 horas. Y para un trozo de la parte de la cola sólo necesita unas 18 horas mas o menos.
Algunas personas sitúan sobre los lomos algo pesado, como un brick de leche o una fiambrera con agua, para favorecer la pérdida de agua en el salmón. Este paso es opcional, yo no lo hago y sale muy bien.

Una vez transcurrido el tiempo de preparación, la sal habrá absorbido toda la humedad del pescado, y la mezcla tendrá un aspecto oscuro y muy empapado.

Desecharemos  toda la mezcla. Lavaremos los lomos con agua fría y los secaremos con un paño limpio o papel de cocina. Observaremos que el pescado ha cambiado su color, ahora es mucho más intenso.

Ya tenemos nuestro Salmón ahumado. Pero para obtener un sabor más intenso dejaremos en el frigorífico durante otras 24 horas liado en film transparente.

Ahora solo tenemos que cortar finas lonchas con un cuchillo y utilizar a conveniencia.

Nos durará una semana si lo mantenemos bien envuelto y dentro de un recipiente hermético. Pero si hemos preparado una gran cantidad podremos congelarlo.

lunes, 29 de octubre de 2012

Risotto con calabaza


Hoy tampoco dejo escapar la ocasión para presentaros una receta cuyo ingrediente principal es la hortaliza de la temporada y, en estos días, la verdura más de moda: la calabaza.
Os advierto que cualquier chef italiano podría poner pegas a mi método pero no más que a cualquier ama de casa compatriota. Pero al fin de cuentas así es como yo lo hago en casa, no en un restaurante de lujo ni en una trattoria típica... 
 
 


Ingredientes para 2 personas:

Calabaza: 350/400 gramos
Arroz: 150 gramos*
Cebolla picada: 2 cucharadas
Mantequilla: 1 nuez
Aceite de oliva: 1 cucharada
Caldo vegetal: c.n.
Queso gorgonzola (o azul, o roquefort...): 1 cucharada
Nuez moscada, pimienta verde, sal







Preparación:

Limpiar la calabaza quitándole piel, semillas y los filamentos que suelen tener en el centro. Picarla con el cuchillo o la media luna lo mas fino posible. Yo no os aconsejo que uséis la picadora, los trozos quedarían menos homogéneos en forma y tamaño.
Poner en una cacerola o sartén la mantequilla y, sobre el fuego moderado, derretir junto al aceite. La mantequilla dará un sabor especial al plato, el aceite aumenta su punto de humo evitando que se queme. Dorar ligeramente la cebolla picada. Cuando empiece a tomar color, incorporar la calabaza picada. Sofreír girando o salteando de vez en cuando durante unos 5 minutos.
Añadir el arroz, mezclar y continuar sofriendo durante otro minuto o 2, para que el arroz se tueste ligeramente.
Cubrir con 2 cucharones de caldo vegetal y dejar cocer, girando a menudo, a fuego alto hasta que se evapore casi por completo. Continuaremos cociendo a fuego medio/bajo, añadiendo los cucharones de caldo uno a uno, dejando que evapore uno antes de añadir el siguiente. Girar delicadamente muy a menudo. Cuando falten pocos minutos para la completa cocción del arroz, incorporar el queso. Yo uso gorgonzola, pero cualquier queso fuerte y aromático quedará bien. Condimentar con abundante nuez moscada y pimienta verde. Sólo si es necesario, sazonar.
Apagar el fuego, cubrir la cacerola y dejar reposar unos minutos. Servir inmediatamente.
El risotto tiene que quedar cremoso y bien ligado, como quedaría un buen arroz con leche recién cocinado. Este punto de cocción del arroz se llama en italiano "all'onda" (a la ola), imagino que  por la consistencia con la que se desmorona en el plato cuando sirves una cucharada... más parecido a una ola de lava en la falda de un volcán. Ojo a no quemaros, empezad por los bordes!

* El arroz, para el risotto, lo uso Arbóreo. Pero reconozco que en España es un poco más difícil de encontrar. Podéis usar cualquier arroz bastante rico en almidón, de grano redondeado.

Diana MR

domingo, 14 de octubre de 2012

MAGDALENAS ESPONJOSAS DE LIMÓN

Tenía muchas ganas ya de hacer unas magdalenas de las que parecen compradas... es decir, esponjosas y tiernas, que no parezcan una porción de bizcocho en un papelillo. Y encontré un par de recetas, que combiné hasta crear la mía propia y este fue el resultado.



INGREDIENTES.
300 g Harina.
3 yemas y 3 claras.
1 vaso de leche.
125 g. de mantequilla en taco.
250 g. de azúcar.
ralladura de limón.
una pizca de sal.
un sobre de levadura.



ELABORACIÓN:
En primer lugar vamos a separar las yemas de las claras. Y batiremos estas últimas con una pizquita de sal, hasta conseguir que esté a punto de nieve y bien firmes. Reservamos esto en el frigorífico hasta el final de la preparación de la mezcla.
A continuación batimos la mantequilla ligeramente derretida hasta conseguir un punto pomada. Añadimos el azúcar y mezclamos con las varillas de la batidora. Incorporamos la leche y las yemas, batiendo continuamente para que los ingredientes se fusionen completamente. Rallamos el limón y lo agregamos a la mezcla.
Tamizamos la harina con la levadura y la añadimos a la masa sin dejar de batir con las varillas.
Cuando ya estén complemante mezclados los ingredientes y sin grumos, agregaremos las claras montadas. En esta ocasión vamos a mezclar suavemente con una cuchara, realizando movimientos circulares y envolventes, para evitar que bajen las claras.
La masa esta lista para hornear.
Pondremos una porción de masa en cada molde y espolvorearemos un poco de azucar.
Introduciremos en el horno precalentado, a 180 grados, durante unos 15 minutos.

El resultado son unas magdalenas super esponjosas y gustosas, que si guardamos en un recipiente podrán durarnos días en la despensa... bueno, si no se las comen antes!

sábado, 13 de octubre de 2012

Patatas con chorizo

Hace poco LMR me decía que lo mío era la cocina tradicional y echando un vistazo por las recetas que he ido aportando a este blog quizá tenga razón. Supongo que tiendo a lo fácil y barato que en ocasiones no deja de ser sinónimo de sabroso. Así pues dedico hoy esta entrada a LMR. 
La receta que os dejo se parece mucho a las populares “patatas a la riojana” pero realmente no conozco la receta exacta de ese tradicional plato así que yo llamo a este plato simplemente “patatas con chorizo” y así no hay posibilidad de confusión. Esta es una receta muy muy sencilla pero os aseguro que deliciosa y especialmente indicada para las estaciones más frías del año, sobre todo en su versión picante.

INGREDIENTES 
4 patatas 
2 chorizos 
½ cebolla 
2 dientes de ajo 
1 pimiento rojo seco 
1 hoja de laurel 
1 cucharadita de pimentón dulce de la Vera (si os gustan los sabores más fuertes, sustituidlo por pimentón picante)
Unas hebras de azafrán
½ litro de caldo de verdura 
Aceite de oliva 
Sal 


 PREPARACIÓN 
Previamente se pone el pimiento seco a remojo en agua templada durante una hora aproximadamente. 
Se pican la cebolla y el ajo y se sofríen con un chorrito de aceite. Se apartan en un vaso de batidora. Se añade la cucharadita de pimentón, el azafrán, un poco de sal y un chorrito de caldo y se tritura todo muy bien. Se saca el pimiento seco del agua, se abre por la mitad y se despega la carne que tiene dentro que se añadirá al sofrito que acabamos de triturar. 
Se cortan los chorizos en rodajas no muy finas y se doran un poco con unas vueltas en el mismo aceite donde se ha hecho el sofrito, se apartan. 
Se pelan las patatas y se cortan en cuartos. Es importante no cortarlas del todo con el cuchillo sino hacer un corte casi hasta el final pero terminar de cascarlas con las manos para que de este modo al cocer suelten fécula y el caldo se espese más. 
Se ponen las patatas en el aceite donde se ha ido preparando todo lo anterior, se le añade la hoja del laurel y el sofrito triturado más el resto del caldo. Se deja cocer y cuando estén casi hechas se añaden las rodajas de chorizo. 

Notas:
No es necesario, obviamente, triturar el sofrito con la batidora. Yo lo hago así porque es como le gusta a mi hija a quien no le hace demasiada gracia encontrarse con los trocitos de cebolla en los guisos. De todos modos, es cierto que haciéndolo de este modo la consistencia del caldo es más fina y espesa.
Por otro lado, al sofrito se le puede añadir un pimiento verde. Otra opción es, en lugar de añadir el pimiento al sofrito, añadir, poco antes de terminar la cocción, un pimiento verde (o mejor aún rojo) asado y cortado en tiras. 
Esta receta es, como he dicho más arriba, especialmente para tiempos fríos pero puede tomarse también en otras temporadas, en cuyo caso hay que equilibrar el menú acompañándolo de primero, por ejemplo, con una ensalada de naranja y como postre un yogurt o un helado.

viernes, 12 de octubre de 2012

Ensalada crujiente con reducción de oporto

 
Ingredientes:

100 gr de mix de lechuga
200 gr de pechuga de pollo
Sésamo
1 puerro
Maizena (fecula de maiz)
Medio vaso de Oporto
1 cucharada de azúcar
Opcional: media cucharadita de harina

Pimienta verde, sal, aceite de oliva, aceite para freír



Preparación:

Pollo crujiente: cortar la pechuga en filetes y éstos en bastoncitos de entre 1 y 2 centímetros. Salar y rebozar abundantemente los bastoncitos con en sésamo. En una sartén con una o dos cucharadas de aceite de oliva, saltearlos hasta que estén dorados.

Puerro crujiente: cortar la punta (es la parte mas buena, pero en esta receta no nos sirve), y la parte mas verde del puerro. Es decir, utilizamos la parte blanca y verde claro del puerro. Lavar y cortar en rodajas de 1 centímetro, separar cada rodaja en anillos. Enharinar los anillos con la maizena. Sacudir la maizena en exceso y freír en aceite muy caliente hasta que estén bastante dorados. Escurrir sobre papel absorbente, cambiándolo a menudo para que los anillos crujientes no se humedezcan y ablanden.

Reducción de Oporto: en un cazo, calentar a fuego lento medio vaso de Oporto. Cuando esté caliente, antes de que herva, ATENCIÓN, apagar el extractor de humos y tener al alcance de la mano la tapadera del cazo !!!. Volcar el cazo con cuidado acercando el líquido a la llama de la hornilla permitiendo que la combustión del alcohol del Oporto ardan. Dejar que el Oporto arda hasta que el fuego (dentro del cazo) se apague por sí solo, ¡a no ser que veamos peligro de incendio! Entonces, añadir el azúcar y girar hasta que el líquido reduzca al menos a la mitad su volumen. Si queremos una salsa más densa añadir una pizca de harina, mezclar bien y cocer un poco, pero hay que recordar que una vez fría de adensará mas.

Condimentar el mix de lechuga con aceite de oliva, sal y pimienta verde. Añadir el pollo y el puerro y rociar con la reducción de Oporto al gusto.

Para dar una nota más de crujiente, añadir una par de cucharada de kikos un poco rotos.

Diana MR

domingo, 30 de septiembre de 2012

Albondigas en salsa


Ingredientes
Albondigas:
250 g de magro ternera picada
250 g de magro cerdo picada
2 cucharadas soperas de pan rayado
2 cucharadas de cebolla picada
1 ajo 
1 cucharada de perejil
1 huevo
Sal y pimienta

Salsa:
2 zanahorias grandes
2 tomates rojos medianos
1/2 cebolla mediana
1 ajo
200 ml de vino blanco
200 ml de agua
sal
Una pizca de comino molido

Preparación:
Albóndigas:
En un bol ponemos todos los ingredientes muy picados y mezclamos bien hasta obtener una masa homogénea. Dejamos reposar mientras elaboramos la salsa. Pasado este tiempo vamos a ir tomando porciones de la mezcla y dándole forma redondeada, del tamaño de una pelota de ping pong. Las enharinamos y las freímos ligéramente. Al freírlas no pretendemos que se guisen, sólo que se doren un poco y queden selladas. Retiramos y las añadimos a la salsa que estará hirviendo. 
Dejamos cocer las albóndigas a fuego suave hasta que se evapore la mayor parte del líquido de la salsa. Apagamos el fuego y dejamos reposar unos minutillos antes de servirlas.
Va ideal acompañada de unas patatas fritas en gajo gordo.
!Ojo con que se peguen al fondo de la olla, lo hacen rápidamente!

Salsa:
 En una olla baja con un poco de aceite de oliva caliente pochamos la cebolla cortada a trocitos pequeños junto con la zanahoria a rodajas no muy finas ni muy gruesas  y el ajo picado. Guisamos durante unos 10 minutos a fuego medio-suave.
Si retirar del fuego añadimos los tomate pelados y troceados. Dejamos cocer otros 10 minutos a fuego suave.
Añadimos el vino blanco y dejamos hervir 3 minutos. A continuación añadimos el agua, o caldo de verduras, y llevamos a ebullición. En este punto añadiremos las albóndigas que teníamos reservadas y continuamos como se explica más arriba.

NOtas. 
SI os gustan los guisantes podéis añadirles un puñaito justo cuando se incorpore la carne.
Podéis triturar los tomates y añadir más cantidad, así tendréis albóndigas con tomate.








 



sábado, 29 de septiembre de 2012

Magdalenas al cacao

El otoño ya ha llegado, con tardes oscuras y frías. Lo que apetece es quedarse en casa cerca del horno. El perfume de estas magdalenas tiene el poder de transformar cualquier casa en un hogar...



Ingredientes:

Azúcar: 200 gr
Harina: 175 gr
Mantequilla: 200gr, a temperatura ambiente.
Huevos: 4
Cacao: 30 gr
Levadura: 1 sobre
Esencia de vainilla o azúcar avainillado, al gusto.




Preparación:

Precalentar el horno a 200 °C
Mezclar con las varillas eléctricas el azúcar y los huevos hasta que la mezcla resulte muy clara y espumosa. Añadir la mantequilla y seguir mezclando hasta su incorporación. Añadir por ultimo el resto de los ingredientes tamizados juntos y mezclar.
Verter la pasta en los moldes para magdalenas que prefiráis, aproximadamente 3/4 de su capacidad total. Un truco: podéis utilizar una cuchara para bolas de helado; para una magdalena del tamaño justo versar una "cucharada" bien colma, o una rasa y media.
Bajar la temperatura del horno a 180°c, hornear durante 15 minutos.
Dejar enfriar al menos 10 minutos dentro del horno apagado con la puerta abierta, para que no sufran un cambio demasiado rápido de temperatura.

Diana MR

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Yogur de turrón

A estas alturas del año, ya en septiembre, estoy cansada de ver en el fondo del armario la tableta de turrón blando que sobró de las navidades pasadas. Además, cuando menos nos demos cuenta será de nuevo navidad y volverán a entrar en la despensa algunas de esas tabletas que terminan formando parte de la familia.
Así que había que darle salida, o en un rico helado o en cualquier otro tipo de postre. Y así fue como se me ocurrió la receta que hoy os presento.

Es tan sencilla que da risa! Pero deliciosa.


INGREDIENTES: 

150g. de turrón blando. (media tableta)
500 ml. de Leche
4 láminas de gelatina.






PREPARACIÓN:

Pondremos las 4 láminas de gelatina en un recipiente con agua fría durante unos 5 minutos. El tiempo justo de preparar el resto.
En un cazo pondremos a calentar la leche.
Mientras pondremos el turrón en el vaso de la batidora y añadiremos un chorrito de la leche para batirlo todo hasta que quede completamente diluido.
Una vez bien deshecho el turrón en la leche lo añadiremos a la leche del cazo y apartaremos del fuego.
Escurrimos bien las hojas de gelatina y las añadimos a la mezcla del cazo removiendo constantemente para que se disuelvan por completo.

Verteremos la mezcla anterior en los recipientes en los que vamos a presentar el postre y reservaremos en el frigorífico al menos 3 horas antes de consumirlo para que tome el cuerpo y la textura idonea.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Flores de calabaza fritas



Vais a tener que perdonarme si no les he hecho una foto a estas flores antes de cocinarlas, eran preciosas. Pero saber que de "preciosas" se iban a transformar en "deliciosas" ha hecho desaparecer mi paciencia. Para quien no conozca las flores de calabaza las puede encontrar facilmente on-line.
Como es normal en cocina, cada maestrillo tiene su librillo. Y en lo que respecta a fritos, se podrían llenar bibliotecas enteras. Las flores, en particular, yo prefiero freírlas como os indicaré a continuación: sin huevo. Así que...

Ingredientes:
1 vaso de agua muy fría
1 sobre doble de gaseosilla "El Tigre" o similar.
120 gramos de harina 00
Flores de calabaza o calabacìn.
Aceite para freír

Preparación:
Lavar delicadamente las flores, secarlas completamente con papel absorbente. Privarlas de estambre y pistilo.
Disolver la gaseosilla en el agua fría. Cuando la gaseosa esta en plena efervescencia empezar a verterla sobre la harina que habremos colocado en un recipiente amplio. Con ayuda de una barilla mezclar poco a poco. Añadir gaseosa solo hasta que la mezcla tenga la densidad deseada: densa, que caiga formando gotas gruesas. Para orientaros, la densidad justa para mi gusto es igual a la de la masa para un bizcocho (por ejemplo un 1,2,3).
Sujetando la flor por la base, sumergirla en la mezcla hasta que ésta la moje por todas partes, dejar escurrir un instante el exceso y sumergir en el aceite para freír muy caliente. En la sartén, procurar que las flores no se peguen las unas a las otras. 
Cuando estén doradas, sacar del aceite y colocar sobre papel absorvente, pero no dejarlas ahí ya que el aceite del papel puede volver a mojar el rebozado y éste no resultaría perfectamente crujiente. Salar y colocar en el plato en el que se servirán.

Las versiones pueden ser infinitas. Mi preferida es añadir hierbas aromáticas frescas al rebozado y rellenar las flores poniendo dentro un trocito de queso mozzarella y un trocito de anchoa en aceite. Si se rellenan, retorcer la punta de los pétalos para que quede bien cerrada y rebozarla sujetàndola de ésta.

Diana MR

sábado, 1 de septiembre de 2012

Milhojas de mascarpone y mermelada de manzana.


Esta receta me la inspiró mi cuñada al relatarme ella otra muy similar que había preparado. Así que, Maruja, basándome en tu inspiradora sabiduría culinaria te copié la receta, y no sólo eso, sino que además la transmito aquí para que todos puedan disfrutar de ella.




INGREDIENTES:

1 Tarrina dequeso mascarpone.
1 Brick de medio litro de nata para montar.
2 laminas de hojaldre (hecho o comprado).
Mermelada (yo use mermelada casera de manzana).
Azúcar


PREPARACIÓN:

En primer lugar hornearemos las láminas de hojaldre siguiendo las indicaciones del envase. Sin pincharlas para que suban lo máximo posible. Las dejaremos hasta que suban y estén doradas-
Dejaremos los hojaldes enfriar durante el tiempo necesario, y cuando estén fríos los abriremos por la mitad con un cuchillo largo.

por otro lado prepararemos el relleno, para lo cual montaremos la nata al máximo posible, consiguiendo que se quede con cuerpo. Para conseguirlo hay varios trucos como introducir en el congelador las barillas de la batidora y el recipiente en el que se va a montar la nata. Además añadiremos el azúcar hacia el final del montado.

A continuación mezclaremos el queso mascarpone con la nata montada y azucarada. Reservamos esta mezcla en el frigorifico.

Ya toca montar las milhojas; pondremos en primer lugar una capa de hojaldre, sobre este untaremos la mermelada de manzana (en este caso era una mermelada casera que nos regalaron, pero cualquier mermelada podría estar buenisima en la receta. La típica mermelada de fresa no estará nada mal).
Sobre la mermelada añadiremos una capa generosa del relleno. Sobre esta capa pondremos otro hojaldre y seguiremos el mismo proceso; mermelada, relleno, hojaldre....

El último de los estratos será de hojaldre y sobre este podemos añadir azúcar glas, virutas de chocolate...

Os recomiendo prepararlo en la víspera y guardarlo en el frigorifico, para que el relleno tome cuerpo y el hojaldre se ablande un poco, de modo que sea más fácil cortarlo y consumirlo.

Buen provecho!

miércoles, 22 de agosto de 2012

Calamares en aceite


Receta fácil, fácil, facilísima y un resultado exquisito. Ideal para cualquier estación del año y en  cualquier ocasión puede resultar una tapa interesante o un primer plato si va acompañado de unas patatas parisina cocidas o unas cebollas confitadas.

Ingredientes
(como tapa para 4 personas)
2 calamares grandecillos o cuatro medianos
Al menos un vaso aceite de oliva virgen extra
1 vaso de vino blanco
Sal
una hoja de laurel
4 dientes de ajo

Opcional: dos granos de clavo y unos granillos de pimiento negra sin moler

Elaboración
Limpiar muy muy bien los calamares. Si es posible le dáis la vuelta con mucho cuidado y así los podréis limpiar sin ningún problema, pero ¡ojo! no deben romperse.
Un vez estén limpios los calamares, los ponémos en una sartén junto con todos los ingredientes y dejamos guisar a fuego muy muy suave hasta que se evapore todo el vino y nos quede sólo el aceite. Hay que darle la vuelta a los calamares de vez en cuando para que se guisen muy bien y queden jugosos por ambas caras.
El resultado será un calamar blandito. Puede servirse en caliente o en frío. Yo suelo hacerlo como tapa fría pero, como ya he comentado, resulta también exquisito como entrante o primer plato caliente, lo más important es servirlo con mucho aceite y un buen pan a su lado.

Notas:
1. Los ajos pueden ir pelados o enteros con piel y un poco aplastados. Cuando ya se ha evaporado el vino yo suelo añadirle unos ajos en láminas y darles un toque de calor para que se guisen un poco. Este paso es opcional.

2. Si nos sobra aceite podemos usarlo para aliñar una ensalada, hacer una salsa mahonesa para poner sobre unas patatas cocidas, aliñar unos mejillones cocidos.......¡arriba la imaginación!. Si pensáis hacer algún otro uso del aceite sobrante mi consejo es que los guiséis con más aceite del indicado en esta receta. 

3.la foto no es la mejor porque cada calamar tenía un tamaño y menguan mucho al cocinarlos. Tengo otra mejor pero ahora no la encuentro pero para ilustrar la receta esta es válida.

domingo, 19 de agosto de 2012

Panna cotta



Este es un postre típico de Italia. Supongo que la panna cotta será en Italia como el pan de Calatrava en España y me refiero por lo típico de encontrarlo como postre casero en cualquier bar o restaurante. Hoy día es tan fácil que te sirvan de postre panna cotta como flan de huevo. 
Aún siendo un postre típico de Italia, y como mi receta es una adaptación de otras, me atrevo a ponerla en este blog y compartirla con vosotras.

Ingredientes
Pudiéndose traducir Panna Cotta como “nata cocida” lo justo es que el ingrediente principal sea sólo nata y nada de leche, pero a mí me gusta añadirle un poco de leche evaporada. En cada cocina las recetas originales se termina transformando según el gusto de la cocinera, así que cada uno lo haga a su gusto.

300 ml de nata para montar (>30% M.G.)
200 ml de leche evaporada (> 9% M.G.)
70 g de azúcar
10 g de azúcar avainillada
3 hojas de gelatina neutra (1,8 g aprox. cada hoja de gelatina)

Elaboración

Lo primero que tenemos que hacer es hidratar las hojas de gelatina, para ello pondremos en un recipiente un vaso de agua fresca y meteremos las hojas de una en una. Dejamos hidratando hasta el momento de usarlas.

Ponemos en un cazo la nata, la leche evaporada y los azúcares y mezclamos con unas varillas.
Calentar a fuego medio durante unos 15 minutos, pero sin que llegue a hervir. En el último minuto podemos dejar que hierva un poquito, sólo un toque.

Escurrir bien las hojas de gelatina, apretando con las manos, y añadir de una en una y mezclando con una varilla cada vez, hasta que se disuelva y quede una mezcla homogéneaa.

Echar la mezcla en los moldes individuales que tendréis preparados, directamente del cazo pero pasando por un colador.

Dejamos a temperatura ambiente hasta que enfríe un poco y a continuación los ponemos en la nevera, tapados con film transparente, hasta que enfríen y tomen la consistencia adecuada.

A la hora de servir, podemos un bol con agua caliente y sumergimos un poco los moldes, visto y no visto. Cuidado de que no entre agua al postre!.

A la hora de servir quedaría ideal con un coulis de frutos rojos, unas frambuesas o grosellas. He visto servirlo con caramelo y con sirope de chocolate pero yo pienso que a este postre lo que realmente le pega son los frutos rojos, o en du defecto una mermelada suave.

Nota. Cuidado con no pasarnos con la cantidad de gelatina, porque no es esa la textura que queremos conseguir.

Ternera a la jardinera


Aunque la carne no es uno de mis ingredientes favoritos y mucho menos la ternera, esta es una receta muy socorrida y muy fácil. Pongo la receta porque Luisa me animó pero no creo que aporte demasiado a vuestras cocinas.


Ingredientes

700 g de ternera (morcillo de ternera)
3 zanahorias medianas
200 g de guisantes frescos
400 g de champiñones pequeños o medianos
½ cebolla
1 diente de ajo
200 ml de vino blanco
100 ml vasito de agua
Aceite de oliva, sal

Opcional:
1 hoja de laurel
1 Pimiento choricero (rojo seco)
Pimienta en grano

Elaboración en olla rápida


Sofreír la carne troceada, no  muy grande, y salpimentada en un poco de aceite de oliva directamente en la olla rápida.

Añadir la cebolla cortada finamente y el ajo cortado a láminas y dejar pochar unos minutos a fuego suave.

Incorporar las zanahorias cortadas en rodajas de ½ cm, los guisantes, los champiñones hechos cuartos, el pimiento choricero entero, la hoja de laurel y unos granos de pimienta, en caso de querer añadirlos, el vino blanco y el agua. Mezclar y dejar cocer unos  minutos

Cerrar la olla y una vez que empiece a pitar cocinamos durante 15 o 20 minutos, según tamaño de los trozos de ternera y del tipo olla a presión.

Cuando podamos abrir la olla veremos si ha quedado muy líquido, en tal caso es conveniente ponerla de nuevo al fuego fuerte hasta que evapore la salsa pero con cuidado de no quemar la carne. Otra opción es sacar la carne y llevar al fuego el líquido junto a una cucharadita de harina, previamente desleída en un poco de agua fría, y dejar hervir un minuto.

Para mi gusto y necesidad esta carne queda mejor de un día para otro.

lunes, 6 de agosto de 2012

Mejillones rellenos



Ingredientes para 2 personas:

500 gramos de mejillones limpios.
150 gramos pescado (tipo merluza, funciona bien también el congelado)
1 palito de surimi
1 yema de huevo
Pan rayado
400 gramos tomate triturado
Cebolla picada
Ajo
Perejil
Medio vaso de vino blanco
Guindilla

Preparación:

Los mejillones:
Si no son limpios, rascar y limpiar las valvas de los mejillones. Lavar con agua corriente fría. Sofreír en una sartén amplia un diente de ajo con un chorrito de aceite hasta que esté dorado. Añadir los mejillones, rociar con medio vaso de vino blanco y condimentar con abundante perejil picado. Cubrir y cocinar a fuego alto hasta que todos los moluscos se hayan abierto, unos 3 ò 4 minutos al máximo. Retirar del fuego, filtra jugo resultante y reservar éste y los mejillones.

La salsa:
En una sartén ancha con poco aceite, sofreír 2 cucharadas de cebolla picada, un diente de ajo picado, perejil y un trozo de guindilla (al gusto), hasta dorar. Añadir el tomate triturado y un vaso del agua de los mejillones. Salar, cubrir y cocinar a fuego lento.

El relleno:
En una sartén sin grasas cocinar el pescado, rompiéndolo con la espátula, hasta que esté completamente blanco, es decir, que no queden partes crudas (aunque a continuación volveremos a cocinarlo)
Separar los mejillones de las valvas (reservarlas). Poner la carne en el recipiente de la picadora, junto al pescado y al palito de merluza. Condimentar con bastante perejil picado, pimienta verde y la sal necesaria. Picar hasta reducir a una masa mas o menos homogénea.
Pasar a un bol. Incorporar la yema de huevo, mezclar. Añadir pan rayado hasta que la mezcla tenga casi la consistencia para hacer albóndigas. Para ello hay que añadirlo poco a poco, esperando a que el pan absorba la humedad.
Rellenar con la pasta obtenida las valvas de mejillón que hemos reservado, 2 a 2, poniendo una cantidad del relleno sobre la primera, apretando con la segunda hasta cerrarlas completamente y quitando la pasta sobrante. Una vez rellenos, colocar en la sartén con la salsa de tomate, ordenadamente. Cubrir y cocinar a fuego lento durante 12/15 minutos, depende del tamaño de los mejillones. Girar solo una vez, uno a uno, a mitad cocción. Si la salsa se seca demasiado pronto, añadir un poco de agua (mejor si la de los mejillones).

Servir caliente, las patatas fritas son el acompañamiento ideal.

Diana MR

viernes, 3 de agosto de 2012

Ensalada de pollo y piña


Como toda ensalada esta es muy muy sencilla de elaborar y es ideal para una cena ligera y fresca de verano.

Ingredientes

Las cantidades irán en función del volúmen de lechuga y del gusto de cada uno
Los básicos:
1 pechuga de pollo
Cogollos de lechuga romana
Piña natural
Mahonesa
Un chorrito de aceite de oliva
½ limón y sal

Opcionales
Maiz dulce
Palmito
Tomates cherry
queso fresco, tipo burgos.

Elaboración

Unos horas antes cocemos la pechuga de pollo en agua caliente con sal y un poquito de orégano. Dejamos enfriar.
Trocear finita la lechuga, mejor si son cogollos o en caso de una lechuga romana entera mejor usar las hojas del centro. Troceamos en pollo en cuadraditos de unos 2 cm o en tiras. Troceamos el palmito en rodajas finas, la piña en trocitos, el queso fresco y los opcionales que se os ocurran.
Ahora sólo nos queda juntar todos los ingredientes en la misma ensaladera.
Antes de echar la mahonesa, que será sólo un poquito, echamos la sal un poquito de aceite de oliva y el zumo de ½ limón.
Mezclamos bién y ¡a comer!
Podemos añadirle también trocitos de manzana.

Si queremos darle un aire más marinero, podemos sustituir el pollo por unos langostinos cocidos.