domingo, 10 de julio de 2011

Tajine de pollo

Creo que esta receta era imprescindible en este blog. Entre otras razones porque ha sido y sigue siendo una receta imprescindible en las reuniones familiares de todas las que nos ocupamos de esta página. En nuestra infancia era el plato que nuestra abuela (quien había vivido hasta edad madura en Marruecos) preparaba para toda la familia. Después nuestra madre ha seguido la tradición y no suele faltar en Navidad y otras fechas señaladas.
Hoy yo la he preparado para nuestras amigas Carmen, Ikerne y Ana Teresa y como sé que les ha gustado a ellas va especialmente dedicada, con permiso de todas vosotras ;-)

Se necesita:
1 pollo troceado, más o menos en octavos (lo compras ya limpio y troceado y eso que te ahorras)
1 cebolla
Especias: canela, clavo, nuez moscada, una pizca de curri, azafrán, aunque, si no las tienes a mano, puedes apañártelas con una mezcla de especias de esas que venden en tarro, especias morunas, para pinchitos, etc.
Almendras peladas (también puedes ponerle piñones o ambas cosas)
Pasas de corinto o cualquier otra sin pepitas
Aceitunas sin hueso (y sin sabor a anchoa, claro)
1 o 2 huevos cocidos.
Aceite de oliva,
Un vasito de vino blanco y otro de agua.
[No pongo las cantidades de las almendras, ni de las pasas ni las aceitunas, porque eso es todo "a ojo" pero cuanto más lleve más rico está]

Elaboración:
Se fríe un poco el pollo en una sartén aparte (sólo un poco!, no se trata de que quede frito sino de que se dore un poquillo por fuera y suelte un poco su grasa y el agua y luego la salsa te quede más limpia). Esto es opcional, se puede obviar este paso si se quiere abreviar.

Aparte pones a freír la cebolla (en trozos pequeñitos, como juliana, o en aros finos, eso es según el gusto).
Mientras pones las pasas a remojo en el vaso de vino.

Cuando la cebolla esté doradita añades el pollo, las especias y sal, el vaso de vino y un vaso de agua (esto también depende de la cantidad de pollo, claro, puedes poner más o menos líquido; también puedes añadirle una pastilla de caldo, para intensificar más el sabor).
Añades las almendras.
Lo dejas cocer un ratillo y cuando ya esté casi hecho añades las pasas y por último justo antes de apagar el fuego (o ya apagado) las aceitunas.
Es importante que las aceitunas no se cuezan porque si no no están tan buenas.
En el momento de servir puedes decorar la fuente añadiéndole trocitos de huevo cocido que no sé si es como se hace del modo más ortodoxo pero era la práctica habitual de mi abuela María.

Mis truquis:
A veces además de las pasas (o en su lugar), le pongo también ciruelas pasas u orejones.
Para acompañar el tagine va de muerte el cous-cous o un tabulet, o simplemente un arroz en blanco.
Si el pollo te queda muy caldoso, no hay problema, escurre el líquido y haz con él una salsa, espesándolo un rato más en el fuego y añadiendo una cucharadita de harina si fuera necesario. Esa salsa la sirves después aparte en una salsera para que se sirvan los más glotones. Si además has preparado cous-cous, está muy rico mojarlo un poco con esta salsa.

Hoy he acompañado el tajine con cuscús y garbanzos. El cuscús lo he preparado del modo más simple del mundo (basta seguir las instrucciones del paquete). La receta de los garbanzos la añado en entrada aparte.

Nota: la fotografía que acompaña esta entrada no es del tajine que he preparado yo hoy sino de uno que hizo mi madre las últimas navidades. ¡Por algo es la maestra!

6 comentarios:

  1. ¡qué rico! ya de por sí parece rico, pero es que si además sabes que está rico, por puritita experiencia, entonces se puede hablar con conocimientos de causa.

    ResponderEliminar
  2. NO ME LO PUEDO CREER!!! no se si ha sido anoche o esta mañana que mitad dormida mitad despuerta estaba pensando, como siempre, recetas. y he pensado "jolìn se nos ha olvidado a todas publicar la receta mas importante!! el pollo a la moruna!!!!". asi que esta mañana enciendo el ordenador y que me encuentro??? :D Venga hombre! no m lo puedo creer que estaba yo en mi camita y sabia lo q Ani estaba cenando!

    ResponderEliminar
  3. Cuánto lo echo de menos! Pdría prepararlo yo en cualquier momento, pero no, no es lo mismo; el de mamá tiene un toque especial... Por cierto, ella le pone mucha, pero que mucha cebolla. Cuando me explicó a mi la receta me lo dijo así, textual: ponle muchiiisima cebolla, para un pollo ella le habría puesto por lo menos 3 cebollas, o 4. No se, ante cualquier aclaración habrá que preguntarle a la profe.

    ResponderEliminar
  4. Diana: eso nos ha pasado ya más de una vez. Entre nosotras hay siempre una extraña "conexión" ;-)
    Ruth: yo sí que lo cocino y con frecuencia. Hasta el punto de que entre mis conocidos es ya mi "receta emblema" (y aunque esté mal decirlo es que me sale bastante bien, debe ser genético :-D ) y, sí, apoyo lo que dice la "profe", mamá: al tajine hay que ponerle mucha cebolla. Yo la corto con el robot en rodajas muy finas (esa ha sido mi pequeña innovación en la receta familiar) y así se integran mejor en la salsa. Yo en mi receta he puesto una cebolla contando en que esta sea grande en caso contrario uso 2, pero si quieres añadirle más mejor.
    La idea es que además de su sabor especial la cebolla le da una consistencia única a la salsa, creo que es una de las razones (además de por el efecto de las especias, etc.) por las que esta receta está más buena aún al día siguiente que el mismo día que se cocina. Hoy hemos comido los restos que quedaron de ayer y... ¡uhmmm! qué bueno.
    Yo te animaría a que lo hicieras tú misma y verías qué satisfacción da elaborar una receta tan presente en nuestra familia durante generaciones. Seguro que, si no superamos a la experta, por supuesto, sí que estaremos medianamente a su altura. Me consta que Diana lo ha preparado alguna vez con éxito. Sólo faltas tú. Así que adelante que te saldrá como a cualquiera de las Manzanares, como poco.
    Ana

    ResponderEliminar
  5. Si, a mi me sale muy bueno. Pero efectivamente la profe me dijo el dia que me lo explicò "la ani le echa solo una cebollilla, tu echale mas! por lo menos 3 o 4" Juro! Me dijo ademàs que ella no le echa el vino, cosa muy logica, porque estufando 4 cebollas el liquido no falta.

    Aqui, entre nosotras, en confianza, solo porque el calor de hace ser mas descarada: con esta receta se liga :D Marco es una prueba (y una victima jajaja) . Ademas (y no asocieis un comentario con el otro!), el dia que leì Afrodita me acordè mucho de esta receta. Todos los ingredientes encajan a la perfecciòn en ese recetario :D

    ResponderEliminar
  6. Diana, lo siento pero en esta ocasión y sin que sirva de precedente la profe se equivoca ¿por qué dijo eso de que yo le echaba solo una "cebollilla"? Yo le echo una buena y hermosota cebolla valenciana como poco, normalmente dos, por pollo, si haces más cantidad de carne lógicamente necesitarás más cantidad de cebolla.
    En cualquier caso, imagino que en esto como en todo, hay tantas variantes como cocineras aunque yo haya aprendido de la mamá y de la abuela imagino que, inconscientemente, habré introducido mi propio “toque”, como le pasa a todo el mundo.
    Y lo de que se liga algo de razón debes tener, al menos sí que debe ser afrodisiaca, con tanta canela y tantas especias, esa mezcla de lo dulce y lo salado, las pasas, las almendras y ese chorrito de vino blanco… uhmm…
    Ana

    ResponderEliminar