viernes, 25 de marzo de 2011

Morcilla de chocolate

No, no os preocupéis no hay que matar a ningún marranillo para esta morcilla. Es estupenda para aprovechar las galletas que sobran (si es que sobrán, claro).
Necesitaremos:
150 gr. de chocolate para fundir (o cobertura).
Galletas, mejor si son de tipo 'María' (no sé deciros la cantidad, porque siempre las echo a ojo, pero  más o menos la misma cantidad que para el chocolate, quizás debería poner 'cantidad necesaria').
Almendras, nueces o cualquier otro fruto seco que tengáis a mano.
1 cucharadita de nata.

Cómo lo hacemos:
Fundimos el chocolate como se tenga costumbre, recordad que tiene que quedar con una contextura dura o semidura, como una morcilla, así que si echáis manteca para fundirlo, no os paséis demasiado, no se puede quedar blando. Dejar que se enfríe un poco. Mientras...
Picamos las galletas, pero que no queden molidas, incluso puede quedar algún trocillo, no importa. Picamos también las almendras y los frutos secos. (Esta parte la pueden hacer incluso los niños 'cocineritos' de la familia)
Y ahora lo mezclamos todo, así de sencillo. En un bol mezclamos el chocolate, las galletas y la cucharadita de nata. Cuando todo esté bien mezclado, le damos forma de cilindro, como si fuera una morcilla, y lo envolvemos en papel de celofán (plástico de cocina). Lo metemos un ratito en el frigorífico. Se sirve exactamente igual que si fuera una morcilla, cortando rodajas.
Al cortar las rodajas se verán los trocitos de galleta y las almendras y da la impresión de que es una morcilla de verdad. Pero ésta no repite, más bien, tú vas a querer repetir.

1 comentario:

  1. ¡Increíble!
    ¡Qué receta tan original!
    Voy a sorprender ;-)

    ResponderEliminar